Presentación de una nueva forma de terapia para el tratamiento no invasivo de IPP.

Informe médico IPP

Un médico nos informó  acerca del desarrollo de un paciente con IPP que no quería ser operado. El ángulo de la desviación alcanzaba 90 grados hacia la izquierda. El acto sexual era imposible a raíz de esta deformación.

El médico se decidió por un tratamiento con PHALLOSAN forte. Tan sólo luego de tres meses de terapia, el pene pudo ser enderezado hasta los 60 grados gracias a la tracción. Luego de seis meses la desviación había retrocedido hasta los 30 grados, el paciente ya pudo tener relaciones sexuales sin dolor. El caso está documentado en fotografías, el tratamiento continúa. El médico encargado de la terapia piensa documentar el caso en una revista especializada.

Naturalmente, sabemos que el uso de PHALLOSAN forte no disuelve estas placas. Pero en el caso de este paciente se pudo constatar que gracias a una tracción en la dirección opuesta a la dureza, esta desviación se vio disminuida en gran medida, además de deternerse el avance. Naturalmente, no hay resultados a largo plazo disponibles. No sabemos, cuando se puede hablar de una mejora a largo plazo.

Posiblemente, el cuadro crónico de esta enfermedad necesite un tratamiento en intervalos cortos, como terapia de conservación. Sin embargo, este resultado nos alienta, en casos aislados a la utilización de PHALLOSAN forte, sobre todo antes de acudir a medidas operativas. Además se puede utilizar paralelamente a otras opciones terapeuticas, las que no se verán afectadas por PHALLOSAN forte.

Presentación de una nueva forma de terapia (PHALLOSAN forte) para el tratamiento no invasivo de IPP

Introducción:
La induratio penis plastica es una grave enfermedad que afecta al pene, la que dependiendo del grado de gravedad puede hacer del acto sexual algo sumamente doloroso, incluso imposibilitarlo. La patogenesis de la IPP es actualmente desconocida. Estudios histopatológicos han demostrado que una deficiencia en el metabolismo colagénico juega un papel importante. Así una alta síntesis del colágeno tipo III, podría ser responsable de la formación de placas  [1]. El tratamiento operativo de IPP no conduce en todos a resultados deseados. En los último años se han desarrollado más formas terapeuticas no operativas. En un estudio clínico se trataron a 130 pacientes, 21 de ellos con ondas ultrasonoras, 73 con inyecciones de verapamil y 36 con ondas ultrasonoras en combinación con inyecciones de verapamil [2]. A través de las ondas sonoras pudieron reducirse las placas de 11 de los 21 pacientes.  Aunque los autores aconsejan este método (ondas sonoras y verapamil), los resultados de la terapia combinatoria no son convincentes. Otro estudio demostró que inyecciones de Betametasone o Placebo hicieron disminuír el volumen de placas de hasta el 40% de los pacientes tratados. Así se pudo constatar el efecto mecánico del volumen inyectivo como propio mecanismo activador. Este estudio nos alentó a estudiar un procedimiento no operativo completo para tratar la IPP, el que será presentado en un estudio actual.

Casuística:
De  Un paciente de 61 años ha sido tratado desde 1999 tratado urológicamente sin éxito. El paciente se presenta seguidamente a control médico ambulante debido a una colitis ulcerosa y una micro hematuria. Desde el punto de vista de la colitis ulcerosa. Desde el punto vista médico la colitis ulcerosa estaba en remisión y la función de los riñones era normal. Puesto que el paciente no quiso someterse a una operación para tratar la IPP, se le ofreció un proceso teraupeútico no invasivo, el que luego de pocos meses demostró tener un éxito sorprendente. El paciente estaba muy interesado en la publicación de su exitoso tratamiento y otorgó su declaración de conformidad. Al paciente se le presentó un condón elástico acampanado (PHALLOSAN forte). El principio del condón acampanado se basa en un estiramiento contínuo y suave del pene (Abbildung 1). A través de un desvío de costado se pueden aplicar al pene diferentes clases de fuerza (Abbildung 2). Para una descripción más detallada del producto se remite al folleto de aplicación del fabricante. Aquí se explican todos los puntos importantes acerca de la aplicación y uso del condón elástico acampanado. Además se entregan consejos para un uso higiénico. Al paciente se le dijo utilizar el condón  de 4 a 5 horas diarias, ejerciendo presión en la dirección contraria a la desviación. Al principio del tratamiento se mostró en la imagen 3A (no presente aquí) la enorme desviación del pene.

El paciente no pudo practicar relaciones sexuales durante meses. Luego de 14 semanas de tratamiento (uso diario de  PHALLOSAN forte 4,5 horas como media  (2,5 – 7) se produjo un enderezamiento que posibilitó otra vez la práctica sexual. Luego de seis meses se produjo un enderezamiento sustancial. El paciente estaba muy satisfecho con el resultado, puesto que pudo otra vez practicar relaciones sexuales, deshechó por completo la idea de una operación de enderezamiento. Con la terapia realizada con el condón acampanado no se produjeron efectos secundarios. Un enrojecimiento en el sector del glande (caso muy poco común) pudo ser tratado sin problemas en un día. Aunque el paciente usó el condón cada dos días durante 3 o 4 horas, el éxito de la terapia permanece hasta hoy en día (dos años después del comienzo de la terapia).

Resumen y vista general:
El tratamiento con el condón elástico acampanado (PHALLOSAN forte) ofrece un tratamiento no invasivo nuevo y completo para la IPP. A través de un estiramiento del pene durante horas, mediante la aplicación de una fuerza en la dirección contraria a la desviación se puede lograr la normalización de las funciones sexuales. Otros estudios con una gran cifra de casos deben venir en el futuro para estudiar si el condón elástico puede ser utilizado en otras formas de disfunción eréctil.  Los estudios realizados hasta ahora con enfermos diabéticos y con parapléjicos son alentadores.

Bibliografía:
1. Bichler KH, Lahme S, Mattauch W, Petri E: Collagen metabolism in induratio penis plastica (IPP). Urologe A. 1998; 37: 306-11
2. Mirone V, Imbimbo C, Palmieri A, Fuso F: Our experience on the association of a new physical and medical therapy in patients suffering from induratio penis plastica.
Eur Urol. 1999; 36: 327-30
3.Cipollone G, Nicolai M, Mastroprimiano G, Iantoro R, Longeri D, Tenaglia R: Betamethasone versus placebo in Peyronie's disease. Arch Ital Urol Androl. 1998; 70:165-8

Autor:
El autor es conocido por Swiss Sana AG, cuya identidad se revelará luego de una solicitud concreta.

PHALLOSAN forte-Agrandamiento de pene volumen de entrega.
Imagen 1: Cinturón con condones elásticos de uso prolongado (PHALLOSAN forte) en diferentes tamaños
Aplicación de PHALLOSAN forte-agrandamiento de pene.
Imagen 2: Aplicación de PHALLOSAN forte-agrandamiento de pene.

Use of Penile Extender Device in the Treatment of Penile Curvature as a Result of Peyronie's Disease. Results of a Phase II Prospective Study - Abstract

("Estudio clínico que comprueba el exitoso tratamiento para enderezar mal formaciones de pene sin necesidad de intervención quirúrgica.")

Pilot experiences have suggested that tension forces exerted by a penile extender may reduce penile curvature as a result of Peyronie's disease.

To test this hypothesis in a Phase II study using a commonly marketed brand of penile extender. Methods. Peyronie's disease patients with a curvature not exceeding 50 degrees with mild or no erectile dysfunction (ED) were eligible. Fifteen patients were required to test the efficacy of the device assuming an effect size of >0.8, consistent with an "important" reduction in penile curvature. Changes in penile length over baseline and erectile function (EF) domain scores of the International Index of Erectile Function (IIEF) constituted secondary end points.

Patients were counselled on the use of the penile extender for at least 5 hours per day for 6 months. Photographic pictures of the erect penis and measurements were carried out at baseline, at 1, 3, 6, and 12 months (end of study). The IIEF-EF domain scores were administered at baseline and at the end of study. Treatment satisfaction was assessed at end of study using a nonvalidated institutional 5-item questionnaire.

Penile curvature decreased from an average of 31 degrees to 27 degrees at 6 months without reaching the effect size (P = 0.056). Mean stretched and flaccid penile length increased by 1.3 and 0.83 cm, respectively at 6 months. Results were maintained at 12 months. Overall treatment results were subjectively scored as acceptable in spite of curvature improvements, which varied from "no change" to "mild improvement."

In our study, the use of a penile extender device provided only minimal improvements in penile curvature but a reasonable level of patient satisfaction, probably attributable to increased penile length. The selection of patients with a stabilized disease, a penile curvature not exceeding 50 degrees , and no severe ED may have led to outcomes underestimating the potential efficacy of the treatment.

Written by:
Gontero P, Di Marco M, Giubilei G, Bartoletti R, Pappagallo G, Tizzani A, Mondaini N

Reference:
J Sex Med. 2008 Dec 2. Epub ahead of print.
doi:10.1111/j.1743-6109.2008.01108.x

PubMed Abstract
PMID:19138361

UroToday.com Peyronie's Disease Section